SE JUBILA UN HOMBRE BUENO Y EJEMPLAR

SE JUBILA UN HOMBRE BUENO Y EJEMPLAR de austera solemnidad en cada gesto

Muchos no pudimos estar el pasado 1 de noviembre en la misa de celebración de la jubilación del párroco Celestino Bravo en el día de Todos los Santos, entre otros motivos por la pandemia.  Son malos tiempos, pero el acto fue un oasis, a pesar de las mascarillas y aforo reducido.

A muchos nos hubiera gustado estar allí en ese momento hermoso, de júbilo pero también de adiós, aunque sea con un hasta siempre.

Podemos imaginar por las fotos el trato exquisito que siempre ha tenido el padre Celestino con la liturgia. Él, de natural humilde, siempre les otorga a los actos religiosos una austera solemnidad en cada gesto, en cada palabra.

El texto que sigue suma algunas palabras a las que pronunció la Encarnación García (Teniente de Alcalde de Medio Ambiente de Viladecans en Comú) en la iglesia de Santa María de Sales como homenaje sin distancia social a una larga biografía de servicio a la comunidad, quieren ser un homenaje popular sin distancia social, palabras sin mascarilla, a una persona pública querida con un historial casi irrepetible.

Celestino Bravo Nieto, rector de la parroquia de Santa María de Sales se ha jubilado a los noventa y dos años de una labor que para él nunca ha sido un trabajo, sino una vocación, el motor de su vida de servicio a favor de quien lo necesita. Una vocación que no se aprende ni en los institutos, ni en las escuelas de formación profesional, ni en la Universidad, ni siquiera en los seminarios, porque se lleva dentro: ayudar a los demás. Ayudar a cualquiera, sobre todo a los olvidados que no por casualidad son quienes menos tienen. Porque él, siempre ha hecho algo más que leer y recitar las bienaventuranzas: se las ha tomado en serio.

Él hizo de esa iglesia con la piel dura y fría de cemento portland el cálido templo de los pobres como si fuera la casa de todos, el refugio de los perseguidos, el lugar para los necesitados, el santuario de quienes tienen hambre y sed de justicia, o simplemente de quienes tienen hambre a secas. En el pórtico que se alzaba para abrigar las campanas hay quien adivina el movimiento de un caballo para caminar de pie y hay a quien le recuerda el gesto de rezo de la mantis religiosa. Nuestro padre Celestino probablemente no veía el campanario desde abajo como escalada hacia el cielo sino que lo imaginaba desde arriba, como un tobogán para que la iglesia bajase rápido de las alturas y tocase de pies en el suelo.

Él había nacido en Somolinos, un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Guadalajara con una bella laguna del mismo nombre alimentada por un afluente del Henares, el río Bornova, aunque casi de niño entró en el seminario de Sigüenza. Hubo de abandonarlo a los dieciséis años y trasladarse al seminario de Barcelona para tratarse un ojo enfermo. Corría el año 1944, y diez años más tarde, en 1954, fue ordenado sacerdote y nombrado vicario, primero de Sant Celoni y después de San Salvador de Horta de Barcelona. Cuatro años más tarde el ojo empeoró, tuvo que ser operado y enviado al Hospital de San Lorenzo de Viladecans. Teresa de Jesús decía que Dios escribe recto con renglones torcidos. Dios, o simplemente la vida, escribió recto. Nos lo trajo a Viladecans.

Comenzó siendo capellán del hospital y se le quedó para siempre lo de cura del hospital. Le sentaba bien aquel nuevo apellido porque él siempre ha practicado la ley de la hospitalidad para los humildes y los desposeídos. La aparición del cura del hospital con su hablar firme, pero humilde y tranquilo en tiempos de ordeno y mando fue como respirar el aliento del Vaticano II con años de adelanto.

El año 1962 fue nombrado rector de la parroquia de Santa María de Sales. Era un rector sin rectoría en una parroquia sin techo. La iglesia era todavía un solar en un descampado, para un poblado Roca que estaba tan ligado a la fábrica como sus pisos al puesto de trabajo, y para una Albarrosa que entonces era poco más que un barrio de torres de fin de semana. El cura Celestino, a él le ha cuadrado más cura que otra cosa porque siempre intenta cuidar de sus feligreses en cuerpo y alma, no necesitaba un edificio para organizar Fraterna Ayuda Cristiana, Fraternidad, Ayuda, un sinónimo de Solidaridad, fe cristiana para recoger donativos y fondos para ayudar a personas enfermas.

En el año 1967 se inauguró la Iglesia de Santa María de Sales, pero la gente la conoce popularmente como la iglesia del Poblado, aunque no esté en el Poblado. La iglesia de Santa María de Sales hoy forma parte de la vida religiosa, pero también de la memoria popular de este barrio, de la pacífica lucha obrera de mucha gente de su parroquia por una vida más justa. De la iglesia como lugar de acogida.

En 1971 aceptó gestionar bajo el paraguas de Cáritas la caja de resistencia de los trabajadores de la Roca en huelga y convirtió la iglesia del tobogán en un banco de alimentos para los huelguistas y sus familias, sin un pan que llevarse a la boca. Las tres ideas Fraternidad, Ayuda y Cristiana no eran palabras sino que formaban la esencia de la parroquia de la que formaba parte un barrio que llevaba el apellido de los trabajadores en su nombre, El dirigente obrero y tesorero ilegal del tesoro ilegal de aquella solidaridad ilegal de la huelga ilegal de Roca, Jaume Cullerés, dijo esto del padre Celestino cuando cumplió las bodas de oro con sus feligreses, sus cincuenta años como párroco, “se hacen presentes los viejos recuerdos de su gran labor en esta población, tanto con su apoyo durante las huelgas de Roca, como en su labor en el hospital, y en los barrios de poniente y en toda la ciudad. No puedo evitar dar mi opinión de mossén Celestino, escribía Cullerés, como persona y cura que es pues él cree y aprecia a las personas de su entorno aunque no sean de ir a misa. Él valora el hacer cotidiano de las personas”.

En un sermón y en una hoja parroquial de aquel noviembre de 1971 reclamó la regulación del derecho de huelga, que era mucho reclamar en noviembre de 1971. En aquella hoja además afirmaba “La seguridad del poder y de los medios económicos no debe llevar a esperar la claudicación del débil, en este caso del obrero, ante el hambre y la inseguridad de su familia”.

Lo que hizo el cura Celestino en aquella huelga y siguió haciendo cinco años más tarde en la huelga del 76 con la Guardia Civil ocupando la calle como un ejército de ocupación del Gobierno Civil franquista es lo que ha hecho siempre desde el primer día que llegó: Fraterna Ayuda Cristiana, que para él siempre se ha conjugado con solidaridad, con echar una mano y con ser cristiano de una manera muy franciscana. Hablando de Franciscos, el papa Francisco dijo que los pastores deben de oler a oveja. Nuestro cura Celestino lleva oliendo a oveja desde que nos llegó a Viladecans con solo treinta años y se ha quedado en nuestro corral hasta jubilarse con noventa y dos.

Con cincuenta y ocho años de párroco forma parte también de la historia civil de Viladecans. Llegó cuando no teníamos siete mil habitantes y ya nos acercamos a los setenta mil. Nuestro cura Celestino Bravo tiene la medalla de honor de la ciudad, pero como párroco, ha sembrado durante seis décadas un respeto y un cariño que no resume ni una medalla de honor. Aunque también es un mérito de la gente de esta ciudad haber reconocido que habrá personas con más lustre, pompa y circunstancia pero pocos como el cura Celestino, el párroco Celestino, que encarnen los valores de la gente de esta ciudad. El olor de oveja que da el trabajo, el trabajo y el trabajo y el roce de la fraternidad que hace el cariño.          

A modo de incompleto resumen, el cura Celestino ha hecho que no pocos, a pesar de ser descreídos lo sintamos como uno de los nuestros, hecho que a su vez nos obliga a sentirnos como uno de los suyos. A eso se le llama hacer comunidad.          

José Luis Atienza

                                    CELESTINO BRAVO NIETO

 

Celestino Bravo Nieto,

Aldea Leal que el Bornova riega:

manso río cristalino

que regala por doquier

la balsámica Agua de la Vida.

Ironías del Destino:

un defecto en la visión

te convierte en reflector

del Sagrado Ojo Divino.

Teólogo cura obrero,

Arcipreste del Cinturón Rojo,

fiel guerrero cristiano

que combate con arrojo

la injusticia del tirano.

Intrépido viajero,

Celestino Bravo Nieto,

excursionista temerario,

natural de Somolinos.

Fotógrafo ilusionado,

romero peregrino

del Santiagueño Camino

y las rutas pintorescas

de tu natal Guadalajara.

Firme defensor del oprimido,

auxiliador del perseguido

en tu iglesia hospedadora.

Ni las huestes del Invicto

pudieron conseguir

resquebrajar tu espíritu .

Esas huestes verdigrises,

lobos para el hombre,

represoras de los sueños

ahogando el porvenir,

no minaron ese empeño

de honrar a tu prójimo

como a ti mismo,

según dice el catecismo.

Arriacense de orígenes,

Celestino Bravo Nieto,

viladecanense de adopción;

sean todos nuestros mimos

para el cura proletario

del Rojo Cinturón.

Feliz cumpleaños,

venturoso aniversario,

brindemos por los redaños

del guerrero octogenario.

José Luis Bravo

Abril 2008